ZAPATOS HECHOS EN CHILE, A MANO Y CON AMOR

Las ciudades piensan que el cielo se ha dormido.

No es el cielo, es el suave calor del mundo que renace. 

Desde mis pies siembro el color de mis pasos siguiendo el camino de la luna.